share This

SSA: La automedicación puede generar dependencia o adicción

jueves, 8 de agosto de 2013


* También reacciones adversas, efectos secundarios y retraso en diagnóstico y tratamiento

La automedicación sin control médico o farmacéutico representa riesgos para la salud, que en la mayoría de los casos son desconocidos por la población, por lo que la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Coespris, recomendó acudir a los profesionales de la salud para evitar riesgos sanitarios.

Señaló que los medicamentos se clasifican por su venta y suministro al público en aquellos que sólo se pueden adquirir bajo prescripción (receta médica) y de libre venta, que no requieren receta médica y pueden expenderse en otros establecimientos que no sean farmacias, como analgésicos antigripales, laxantes, digestivos y antiácidos.

Sin embargo, precisó que el riesgo para la salud de la autoprescripción radica en que la naturaleza intrínseca del medicamento, la dosis, el modo de empleo y la frecuencia pueden ser inadecuados para el paciente.

Al respecto, agregó que los riesgos para la salud que puede generar la automedicación son efectos secundarios, reacciones adversas y en algún caso intoxicación; la falta de efectividad de los medicamentos autorecetados porque se utilizan en situaciones no indicadas; dependencia o adicción; enmascaramiento de procesos clínicos graves y, consecuentemente, retraso en el diagnóstico y tratamiento.

Así mismo, la automedicación puede causar una potenciación o una disminución del efecto del medicamento, y el uso excesivo de antibióticos puede hacer que los microorganismos desarrollen mecanismos de defensa frente a estos medicamentos, de manera que dejan de ser eficaces.

Para evitar estos riesgos, la Secretaría de Salud recomendó evitar el consumo de medicamento que no haya sido prescrito por un médico y pedir consejo al farmacéutico en el caso de las medicinas de libre venta, así como consultar al médico antes de tomar cualquier medicamento en el caso de embarazo, lactancia materna, presencia de enfermedades crónicas o si se trata de niños, e informar al médico de todos los medicamentos que toma o ha tomado.

Además, conservar los medicamentos en su embalaje original, ya que éste contiene información importante como la caducidad, el lote y si se debe guardar en refrigerador; evitar el consumo de alcohol cuando esté tomando medicamentos y no consumir los que están caducos y no cuentan con registro sanitario.

Colima, Col., a 08 de Agosto del 2013

#SaludCol