share This

Obesidad y alcoholismo pueden causar hipertensión arterial

lunes, 13 de mayo de 2013


* El “asesino silencioso” puede causar lesiones a nivel cerebral, cardíaco, renal y vascular, advierten especialistas en el Día Mundial contra la Hipertensión

La obesidad, el sedentarismo, la dieta rica en grasas, el consumo excesivo de sal y alcohol, además de la cuestión genética, son los factores de riesgo que pueden causar la hipertensión arterial, de ahí la importancia de medirse la presión arterial para prevenir complicaciones que puedan provocar padecimientos más graves que pongan en riesgo la vida, señalaron especialistas de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

Si bien los individuos con exceso de peso, falta de actividad física, consumo excesivo de sal y alcohol tienen el riesgo de padecer el llamado “asesino silencioso”, los especialistas agregaron que los factores genéticos hacen que con este estilo de vida y los factores ambientales aparezca la presión alta.

Por ello, en el marco del Día Mundial contra la Hipertensión Arterial, concluyeron que no existe una sola causa de la hipertensión arterial, sino que un cúmulo de factores son los que van a influir para que aflore este padecimiento.

Los especialistas del Hospital Regional Universitario agregaron que los síntomas como dolor de cabeza, agudeza visual o dificultad para ver, destellos luminosos o “estrellitas” al momento de estar viendo y pequeños zumbidos en ambos oídos indican que existe un incremento súbito en la presión arterial.

No obstante, precisaron que la forma de diagnosticar la hipertensión no es con síntomas, sino midiendo la presión arterial, misma que se mide en diferentes condiciones: esperarse sentado el paciente aproximadamente de 5 a 10 minutos, medir la presión del brazo derecho y del izquierdo, así como después tomarla de pie o de cubito dorsal.

Advirtieron que la hipertensión arterial es una enfermedad crónico-degenerativa que puede causar lesiones a nivel cerebral, retinianas, cardiacas, renales y en el sistema vascular periférico.

El aumento de la presión arterial afecta además en el largo plazo al corazón, por lo que tiene que hacer una mayor fuerza para lanzar o sacar la sangre hacia las arterias, fatigando el ventrículo izquierdo y causando daños en los órganos.

Colima, Col., a 13 de Mayo del 2013

#SaludCol